Viviendo con el Río: La Familia Gonzales

Socios de Financiamiento: Partners for Fish and Wildlife, North American Wetlands Conservation Act

Socios del Proyecto: New Mexico State Forestry, Rio Grande Agricultural Land Trust, Socorro Soil and Water Conservation District

     Ernest Gonzales adoraba la sección del Río Grande que pasa por lo que era su propiedad de 46 acres en el condado de Socorro, Nuevo México. Ubicado en el lado este de la llanura de inundación del Río Grande a las afueras de San Antonio, Nuevo México, esta tierra le proporcionó un santuario de fin de semana donde encontró refugio en las vistas y sonidos de los águilas calvas, Colaptes auratus, pájaros cantores, pavos del Rio Grande y el ocasional venado mula moviéndose a través del altísimo bosque de álamos y sauces.

     A lo largo de su vida, Ernest observó el bosque transformado por la infiltración de Tamarisk y Elaeagnus angustifolia, dos especies altamente invasivas en el valle medio del Río Grande de Nuevo México. Poco a poco, la vegetación se apoderó del sotobosque

abierto del bosque, dando como resultado una densa jungla infranqueable de especies de plantas exóticas. A medida que envejecía, soñaba con restaurar esta sección del río a su estado anterior: una tierra caracterizada por plantas nativas como el sauce de goodding, mimbre, álamos y arbustos y hierbas como zacatón alcalino, navajita azul, carrizos, tomatillo y ligustro nuevomexicano.

En 1998, Ernest falleció a la edad de 73 años, dejando su tierra y los sueños que tenía para ella a su esposa Gertrude y sus cinco hijos, Christina, Eva, Henry, Salomon y Tommy. Cuando me reuní con Salomon y Christina a principios de 2017- dos de los hijos de Ernest y Gertrud- hablaron sobre la tierra proporcionando una conexión espiritual con su padre y su legado. Recordamos venir aquí cuando éramos pequeños y ver cuánto le gustaba a nuestro padre pasar tiempo en esta tierra. Una vez que todos tuvimos familias, algunos de nosotros nos quedamos en el área y algunos de nosotros nos mudamos. De la verdad, todos dejamos de venir tanto. Después de que nuestro padre murió, nos dimos cuenta de que venir a esta tierra proporcionaba una conexión espiritual con nuestro padre. También nos dimos cuenta de que queríamos llevar adelante su legado y sus sueños de conservar el bosque del Río Grande.”

     Los hermanos comenzaron a organizar días de trabajo en familia con sus hijos, sobrinas y sobrinos y suegros en 2007. "Cuando comenzamos a venir aquí, el Tamarisk era tan denso que básicamente uno tenía que arrastrarse a través de él. Apenas reconocimos la propiedad. Al principio, teníamos el objetivo de simplemente cortar un camino angosto hasta el río a lo largo de la cerca. Convocamos a todos por un fin de semana, pedimos que nos viéramos  por la mañana, y luego trabajábamos 8, 9, a veces 10 horas al día cortando uno por uno los árboles. Por un tiempo, sentí que no llegaríamos a ningún lado ," ellos recuerdan. A pesar de sentir que apenas progresaban, la familia persistió y gradualmente cayó en un ritmo colaborativo y eficiente. Una persona talaría un Tamarisk, otra persona rociaría el herbicida que evita que los árboles vuelvan a brotar, y las sobrinas y sobrinos se escabullirían entre la maleza, jugando al escondite mientras sus padres avanzaban metódicamente hacia el oeste, hacia el río.

     Mientras que Salomon y Christina, sus hermanos, hermanas y suegros no visitan la propiedad tan a menudo como su padre alguna vez lo hizo, están orgullosos del progreso que han logrado desde la muerte de su padre en 1998. Los Gonzales continúan monitoreando la propiedad y toman medidas proactivas para garantizar que los esfuerzos de restauración anteriores siguen siendo resistentes a las amenazas como la sequía, los incendios forestales y el restablecimiento de la vegetación invasora. Salomon viaja regularmente de su casa en El Paso a San Antonio, Nuevo México para monitorear la vegetación en la tierra. La familia se reúne ocasionalmente para picnics bajo el dosel del bosque y de vez en cuando, también se puede encontrar a los miembros de la familia montando una tienda de campaña para pasar la noche junto al río, disfrutando de la misma quietud que Ernest apreciaba mientras aún vivía.

     Hoy en día, su hábitat de tierras altas adyacente a Bosquecito Road está comenzando a ser cubierto con carrizos nativos y zacatón alcalino, maravilloso hábitat de codornices. La torre de álamos maduros en todo el bosque, y las plantaciones de mimbre, sauce de Goodding, ligustro nuevomexicano y otros arbustos están prosperando con un nuevo espacio para respirar después de la eliminación del Tamarisk y Elaeagnus angustifolia. Mientras tanto, los flujos de primavera del Río Grande son evidentes este año en las pasarelas embarradas bajo el dosel de álamo, una señal prometedora de que los esfuerzos de los Gonzales para restaurar el bosque tendrán los beneficios positivos a largo plazo como el restablecimiento de la vegetación nativa, la  salud de la vida silvestre y la biodiversidad floral y faunística. Las experiencias de los Gonzales nos dicen que la conservación en el Medio Río Grande lleva muchos sombreros. No se trata solo de proteger la tierra, sino también de mantener una conexión espiritual con un ser querido.

Escrito Por Hanes Motsinger, Rio Grande Agricultural Land Trust Interno

Esto cuento también esta publicado en RGALT’s “Conservation Heroes Stories”

We are a grassroots 501(c)(3) organization working to preserve the Rio Grande bosque for this and future generations.

                                                                                P.O. Box 1527, Socorro, New Mexico 87801

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram Social Icon